Alimentos y medicinas que no deben mezclarse

Alimentos y Medicinas
Alimentos y Medicinas que no debe mezclarse

¿Sabías que comer regaliz en exceso puede reproducir los efectos de los medicamentos para tratar la hipertensión? ¿O que las coles de Bruselas disminuyen la eficacia de los anticoagulantes? Son algunos ejemplos de cómo la acción de un fármaco puede verse alterada ante la presencia de ciertos nutrientes.

Este fenómeno – llamado interacción – puede provocar incluso que el fármaco tenga un efecto contrario al deseado. Cuando tomas un medicamento, éste sigue un recorrido por el interior del cuerpo (absorción, distribución, metabolismo y eliminación).

Durante ese camino el organismo lo absorbe y, en principio, lo utiliza en su beneficio. Lo que la mayoría de las personas no tienen en cuenta, es que según los alimentos que se ingieran antes, durante o después, este efecto puede verse reducido y producirse un fenómeno llamado farmacocinética.

Con los siguientes ejemplos, podrás ver de forma clara como los fármacos pueden dejar de ser efectivos simplemente tomados con un zumo en vez de un vaso de agua.

Antibióticos: El organismo puede no absorberlos bien sí se toman con leche o con alimentos que producen una cierta acidez gástrica como el zumo de naranja, de limón o de pomelo. Si se toman acompañados de estos líquidos, podría alterarse la penicilina que contienen.

Anticoagulantes orales: El consumo de coles de Bruselas, repollo, brócoli o coliflor puede reducir la eficacia de las medicinas más utilizadas para los problemas de coagulación. Ocurre lo mismo con los alimentos ricos en vitamina K como la remolacha, los guisantes o el té verde.

Diuréticos: Igual que con los fármacos que controlan la tensión, no deben combinarse con el consumo de regaliz o con su extracto, ya que puede disminuir notablemente sus efectos.

Ante trastornos que requieren una medicación más específica hay que estar alerta:

Osteoporosis: Los bifosfonatos que se usan contra el deterioro óseo reducen su efecto si se mezclan con lácteos.

Úlceras: Para reducir las molestias que ocasionan se suele utilizar una sustancia llamada sucralfato. Si sigues esta medicación, no abuses de alimentos ricos en proteínas animales (carne, pescado o lácteos), pues reducen la absorción y pueden provocar obstrucciones.

Depresión: Si te tratan con fármacos que incluyen litio, te convendrá seguir una dieta con poca sal, porque su abuso puede bloquear la acción de ese mineral.

Otras enfermedades psiquiátricas: Para algunos trastornos de carácter mental, como por ejemplo la esquizofrenia, se utilizan unos compuestos que pueden ver alterada su acción por la ingesta abundante de preparados que contienen soja entre sus principales componentes.

¿Pueden provocar el efecto contrario?

A veces no solo disminuyen las propiedades del fármaco, hay casos en los que incluso pueden variar su actividad. Esto suele suceder cuando un alimentos interviene en el mecanismo de acción del fármaco (alguno de sus componentes genera “interferencias”).

Anuncios